Pon tu Firma por el Acuerdo Nacional para la Transición

domingo, 30 de agosto de 2015

¿Por qué yo no podría votar por el chavismo?

Prodavinci.com
Por Sumito Estévez | 24 de agosto, 2015


Fotografía de la galería Grafitis de Caracas: norte, sur, este y oeste, de Esther Fernández

I

1983 es el año en que me gradué de bachiller. También fue el año en que mi papá tuvo el accidente. Pero antes de contarles sobre aquello que mantuvo a mi padre hospitalizado durante casi dos años, uno de ellos sin poder moverse de la cama, y antes de contarles que yo estudié Física y luego me hice cocinero, déjenme empezar por contarles quién es quién en mi familia.

Mi padre es hijo de María Laprea y de Aquiles Nazoa, el poeta. La historia sobre por qué él es Nazoa y mi padre es Estévez es larga de contar, así que mejor la dejamos para otro día. Lo importante acá es que mi abuela es de San Fernando de Apure y mi abuelo de El Guarataro, en Caracas. Es decir: yo no tengo abuelos paternos adinerados que le dejaran herencia o negocios a mi padre. Todo lo contrario: cuando mi abuelo murió ni siquiera tenía casa propia. La casa que tiene mi abuela, que sí es propia, se la regalaron gracias a una vaca que hicieron los artistas amigos de mi abuelo cuando murió, para ayudarla.

Yo tengo un tío famoso. Se llama Claudio Nazoa. Jamás ha vivido fuera de Caracas y le conozco sólo cuatro direcciones: Casalta, Caricuao, La Pastora y ahora la casa de mi abuela. Es decir, toda mi familia paterna es del oeste de Caracas y sólo han vivido allí.

Mi madre es de la India y, casualmente, también es hija de un escritor. De un escritor comunista, como lo era también mi abuelo Papaquiles, que es como yo le decía cuando era niño. A mi abuelo de la India le decía “darlli”, que es algo así como abuelo, según mi mamá, que es quien sabe hablar como hablan allá. La familia de mi mamá tampoco es de dinero: por lo visto eso de ser escritor es mal negocio. Tampoco a mi mamá le dejaron herencia o alguna propiedad.

La primera (y única) casa de mi mamá la compró cuando yo tenía 15 años. Allí vive todavía. Hasta que yo tuve quince años, mi mamá vivía alquilada.

La primera (y única) casa de mi papá, la construyó cuando yo tenía 18 años. Allí vive todavía. Hasta que yo tuve dieciocho años, mi papá vivía alquilado.

II

Mi mamá y papá se conocieron en la Unión Soviética, porque allí ambos estudiaron sus carreras universitarias. Mi papá es Físico y mi mamá es Filóloga. Por las fotografías, se ve que fueron muy felices durante esos seis años en Moscú. Y, claro, eran comunistas. Cuando terminaron sus carreras, se vinieron a Venezuela y toda su vida profesional transcurrió dando clases en la Universidad de los Andes, hasta que se jubilaron. Mi mamá y mi papá son docentes jubilados. Ambos le dieron todo su esfuerzo a este país. Sólo a este país. Su meta fue formar nuevas generaciones y lo lograron.

Tengo dos hermanos y una hermana. Para no hacer esta historia muy larga, permítanme contarles sólo una pequeña historia de mi hermana. Fue chelista muchos años porque la formó ese gran proyecto que es el Sistema Nacional de Orquestas Juveniles. Eso fue por allá en el año 1983, o quizás antes. Ella es la única que estudió en una universidad privada, pero lo hizo porque allí estaba la carrera que quería y lo logró porqué el gobierno le dio un crédito. FundaAyacucho se llamaban esos créditos. Y aunque casi todo el mundo los usaba para estudiar en el exterior, ella quiso quedarse. La beca la consiguió solita, sin pedirle ayuda a mi papá ni usar palanca. Mi hermana es tan inteligente que sacó 20 en la carrera y FundaAyacucho la premió condonándole toda la beca.

Ahora volvamos a 1983, cuando mi papá tuvo el accidente y yo me graduaba en el Liceo Libertador de Mérida. El accidente de tránsito de mi papá fue un espanto: pasó un año en cama y otro año hospitalizado en rehabilitación. Durante esos dos años su hogar fue el Hospital Pérez Carreño, en Caracas. Por suerte estaba casi al lado de la casa de mi abuela. Mientras mi papá estaba hospitalizado, yo entré a estudiar Física en Mérida y pronto conseguí un salario como preparador. Tenía 18 años y empecé a vivir con Patri, mi ex esposa, en un anexo de 10 metros por 3 que era como una mansión para nosotros. Patri también trabajaba. Los dos ganábamos sueldo mínimo. Al igual que mi mamá, mi papá, mis abuelos y yo, Patri es eso que llaman de izquierda. Patri es colombiana, pero llegó muy chiquita. Su papá era obrero textil.

¡Y casi me olvido de Misael! Misael es como mi hermano, pero no es mi hermano. Mejor dicho: es como hijo de mi papá pero no es su hijo. Mi papá lo conoció hace poco más de treinta años en una feria de ciencias en el liceo que hay en Bailadores, una población campesina de Mérida. Misael es hijo de campesinos. Recuerdo perfectamente que cargaban un camión con verduras y se iban por carretera a venderlo a todos los rincones de este país. Misael terminó estudiando Física como mi papá y como yo. Luego se fue becado para ir a Alemania y a España. Hoy trabaja como profesor en la Universidad de los Andes. Misael es de las personas más geniales que conozco. Su obsesión ha sido inventar y construir aparatos que ayuden a las personas que han perdido movilidad. Saco cuentas y Misael debe estar por jubilarse. Nunca se lo he preguntado, pero probablemente Misael también es de izquierda. Tiene pinta.

III

Mi familia nunca supo hacer dinero y ninguno hizo negocio. De todos, el único que medio salió así fui yo. Hago negocios, pero eso sí: al igual que todos los que me han antecedido, no me han dejado ni herencia ni propiedades. Y vivo en mi casa, la única que tengo.

Pertenezco a una familia a la que le desesperaba ver pobres por un lado y corruptos por el otro. Lo que es peor: sentíamos que era un ciclo sin fin. Nos formaron para querer luchar contra las desigualdades. Nos formaron para entender que socialismo no es una utopía sino una posibilidad de un mundo más justo. Vivíamos en un mundo muy injusto. Venezuela era muy injusta.

Y todos votamos por Chávez.

No lo digo a modo de confesión ni de mea culpa. Chávez no ganó porque le regalaran la elección: ganó porque representaba la esperanza de una Venezuela menos desigual. Pero tampoco es que Chávez ganó en 1998 en una Venezuela destruida.

No.

En esa Venezuela que encontró Chávez a mi padre lo salvaron y cuidaron en un hospital público. Nunca pagó un centavo.

En esa Venezuela que encontró Chávez el presidente era enemigo ideológico de mi abuelo y, aun así, el Estado le pagó el entierro.

En esa Venezuela que encontró Chávez los hijos de Raúl Estévez y Anusuya Singh, es decir: mis hermanos y yo, estudiamos en colegios públicos toda la vida. Mis padres nunca pagaron un centavo.

En esa Venezuela que encontró Chávez mi hermana aprendió a tocar cello en un sistema público y luego fue becada por el gobierno para ser psicopedagoga.

En esa Venezuela que encontró Chávez el hijo de un campesino terminó siendo profesor de Física en la universidad, mientras su padre vendía sus verduras por las carreteras asfaltadas del país.

En esa Venezuela que encontró Chávez, mi abuela, esposa de poeta, mis padres, hijos de poetas, y mis tíos, hijos de poeta, pudieron comprar casa propia.

En esa Venezuela que encontró Chávez, Patri y yo pudimos vivir solos con el sueldo mínimo de ambos. Y, de paso, con el tiempo comprarnos un Fiat Tucán usadísimo.

Y es válido que ustedes se pregunten a estas alturas: “¿Y entonces? Si todo era tan chévere, ¿por qué éste votó por Chávez?” Ya lo dije: no éramos un país destruido, teníamos cosas muy buenas, pero había pobres y corruptos.

IV

Mi madre está jubilada, ya lo dije. Y le mando mensualmente dinero, porque con lo que gana sería imposible que pudiese comer. Tiene 79 años y toda la vida le gustó la leche, en particular la leche en polvo. No puedo mandarle. Y me da una impotencia enorme saber que durante sus últimos años siente que haberlo dado todo por este país no fue suficiente.

Vivo en una Venezuela donde quien va a un hospital público o estudia en un colegio público lo hace porque no tiene opción: porque es pobre.

Ya dos adolescentes enamorados no podrían vivir alquilados si ambos ganan sueldo mínimo. Y el hijo de un campesino jamás podrá llegar a ser profesor de Física en una universidad. Y si muere un poeta que se oponga al Presidente de la República, no será reconocido por el Gobierno. El mismo Gobierno que, a falta de obras contundentes, presenta al Sistema Nacional de Orquestas como si fuera un invento de ellos.

Ni siquiera yo, que soy negociante, podría hoy comprarme una casa propia. Mucho menos quien decide ser profesor universitario.

Vivo en una Venezuela en la que hoy domingo, día en que escribo esto desde las entrañas, venía en mi bicicleta luego de rodar muchos kilómetros y decidí descansar en la sombrita del puesto de la policía de tránsito en la entrada a la vía hacia el aeropuerto de la isla de Margarita, para agarrar aire y seguir. Y ahí tenían parado a un camionero andino y recordé a la familia de Misael. El señor decía: “Tengo tres días intentado montarme en el ferry (que ahora es del gobierno) y ahora usted me pide plata”. Tenía los ojos aguados, lo juro, mientras decía “Ya la mitad de las zanahorias se me pudrieron” y el policía ni siquiera lo miraba. Ya tampoco hay carreteras para que un campesino andino pueda vender su siembra por todo el país.

Voté por Chávez en 1998 porque sentí que los que hasta ese momento habían gobernado seguirían haciendo las cosas igual. Voté por él porque era el diferente. Pero ya el chavismo demostró que tenemos la misma desigualdad, los mismos corruptos y, además, todo aquello que servía ha sido destruido.

Yo no voto por la MUD porque dejé de ser de izquierda. Votaré por la MUD porque sigo siendo de izquierda. Y porque, además, sé que si voto por el chavismo todo esto seguirá igual

Trujillo: autoridades de salud deben actuar ante crisis por basura

El Periodiquito
Sábado, 29 agosto a las 22:27:41


El candidato de la MUD por el circuito 1 advirtió a los responsables de la salud regional que deben tomar cartas en el asunto y no evadir el problema

“El problema de la basura en Mario Briceño Iragorry no puede politizarse, porque realmente de lo que se trata es de un problema de salud pública que terminará afectando a todos por igual”, advirtió este sábado José “El Negro” Trujillo, candidato de la MUD a la Asamblea Nacional por el circuito 1, asegurando que las autoridades sanitarias del estado Aragua tienen una responsabilidad importante y deben tomar cartas en el asunto de forma inmediata.

“La dirección regional de salud debe tomar los correctivos pertinentes ya mismo, el pueblo no tiene la culpa de las diferencias políticas. Están obligados a actuar”, insistió Trujillo, quien además es médico toxicólogo y estuvo al frente del Colegio de Médicos en la entidad y la dirección de salud.

En este sentido, explicó que la acumulación de basura que se está presentando propicia una “superpoblación de roedores y moscas” que generar enfermedades. Casos de lectospirosis y gastroenteritis son solo algunas de los males que podrían brotar por la crisis de los desechos sólidos.

El abanderado de la Mesa de la Unidad Democrática llamó la atención de las autoridades para que no permitan que la situación que se presenta, termine en un problema con consecuencias mayores. “Sería muy irresponsable que las autoridades de salud no tomen cartas en el asunto, como si el problema no fuera su competencia”, reiteró.

José “El Negro” Trujillo hizo el llamado a los encargados de la dirección regional de salud luego de varias reuniones con vecinos de la comunidad, quienes manifestaron su angustia por el riesgo que representa la acumulación de los desechos.

Foto: Cortesía

Constataron zonas afectadas: Pichardo y Real recorrieron La Punta y Mata Redonda

El Periodiquito
Sábado, 29 agosto a las 22:24:41


Adriana Pichardo, candidata suplente a la Asamblea Nacional por el Circuito 1, acompañada por Tonny Real, dirigente regional de Voluntad Popular, realizó recorrido por el Sur de Maracay específicamente por las zonas afectadas por el incremento de las aguas del Lago Los Tacarigua.

Pichardo señaló, que durante el recorrido efectuado en las comunidades de La Punta y Mata Redonda se evidencia como el aumento del lago pone en peligro a las familias vecinas que aun habitan estas comunidades.

En el recorrido la dirigente de Voluntad Popular escuchó los planteamientos de las familias y los invitó a tener esperanza “en el cambio que vamos a lograr votando el 6 de diciembre por una nueva Asamblea Nacional”.

Por su parte,Tonny Real realizó un llamado a las autoridades para que se aboquen a solucionar la problemática. Recordó, que la solución consiste, “en la pronta indemnización de las familias que aun habitan en el lugar, y segundo que se ordene de inmediato la continuación de los trabajos para el trasvase -lo que representaría una solución estructural y definitiva para el control del Lago-” indicó.

Foto: Cortesía

Opiniones

- Editorial: La Venezuela secuestrada / El Nacional
- Marta Colomina: Maduro y Lucena: ¿así, o más claro?
- Elías Pino Iturrieta: La prohibición del abucheo
- Alberto Barrera Tyszka: Primera página
- Fernando Rodríguez: Soberbia
- Fernando Ochoa Antich: En defensa del Táchira
- Plinio Apuleyo Mendoza: Una realidad que no vemos
- Leopoldo Martínez Nucete: La xenofobia como peligroso recurso en política
- Carlos Raúl Hernández: Legislar para el cambio democrático 
- El fin del mito de la revolución cubana / Fernando Mires
- Tulio Hernández: El cielo en la Tierra
- Manuel Malaver: Maduro: primer apóstol del evangelio de San Donald Trump
- José Guerra: Colombia y la encuesta Seijas

Caricaturas del día (30 agosto 2015)

Bozzone - El Carabobeño


Edo Ilustrado


Los garabatos de Fonseca – Noticiero Digital


Luis - El Diario de Guayana


La pistolada de hoy - Pam-chito - Notitarde


Weil

Lo mas destacado en Prodavinci

Prodavinci.com

- Al límite // ¿Vamos hacia un Estado de facto?; por Luis García Mora
- ¿Cuál es el costo del crimen en Venezuela?; por Asdrúbal Oliveros y Jessica Grisanti
- El cierre de la frontera con Colombia y las elecciones del 6-D; por Luis Vicente León
- Estrategia de la des-información; por Marcelino Bisbal
- ¿Cómo el cierre de la frontera con Colombia afectará al “dólar paralelo”?; por Ronald Balza Guanipa
- El payaso y su séquito; por Jorge Volpi

Alberto Arteaga: "Apenas bachaqueamos justicia"


El abogado penalista Alberto Arteaga | Raúl Romero/ Archivo

El abogado penalista aseguró que las OLP no son un operativo de liberación, "sino de atropello al pueblo"

JOLGUER RODRÍGUEZ COSTA / Siete Días - El Nacional
jorguerr@gmail.com
30 de agosto 2015 - 12:01 am

—¿Es ciega o sorda la justicia en Venezuela?

—Es ciega, es sorda, es indiferente ante la realidad venezolana. Apenas estamos bachaqueando justicia en los tribunales. A veces, cuando no hay intereses políticos, hay una migaja de justicia.

—Y pensar que la justicia es una dama…

—Permanentemente violada. La justicia es un valor que no ha sido metabolizado por la sociedad venezolana. Mientras el Derecho esté torcido y oxidado no llegaremos a la justicia.

—¿Un derecho enderezado por la revolución?

—Teóricamente se ha querido izar la bandera de los pobres, pero hoy tenemos dos categorías de presos en las cárceles: los que siguen pagando más por ser pobres que por el delito cometido, y la nueva de disidentes políticos.

—¿Da pena el Derecho Penal?

—Mucha. La “justicia penal” se ha convertido en el arma más efectiva para aniquilar al adversario político.

—¿Y el Plan de Derechos Humanos que adelanta el Estado-gobierno?

—En Venezuela no podemos hablar de derechos humanos mientras nuestras cárceles sean antros de permanente violación de estos derechos, así se diga que tenemos la mejor Constitución sobre el tema.

—¿Entre el Poder Judicial del puntofijismo y el de la revolución…

—En Venezuela nunca ha habido un verdadero Poder Judicial independiente y autónomo, pero hoy predomina una expresión que se oye permanentemente en los tribunales antes de una decisión: “Órdenes de arriba”.

—¿Su arma para ejercer?

—La paciencia, argumentando con lo único que tenemos: la ley del diferimiento, la única que se cumple inexorablemente, por la cual un proceso puede durar meses y años sin resolverse, salvo que exista el interés político por una decisión rápida.

—¿Están implicados dirigentes de la oposición en el asesinato de Liana Hergueta?

—Por supuesto que no. Una vez más, en este abominable hecho se encuentra una figura igualmente abominable, que ha tomado carta de ciudadanía: los patriotas cooperantes.

—¿Difama el gobierno sin pruebas y con impunidad?

—Altos personeros del gobierno han imputado hechos concretos para exponer al desprecio y odio público al adversario. El caso más notorio es esta acción infundada y absurda contra El Nacional, TalCual y La Patilla, simplemente por transmitir una noticia recogida de otro medio.

—¿Conoce la propuesta jurídica de la MUD?

—Sí. He participado en discusiones con expertos en política criminal. No es un problema de leyes y normas. Tenemos hiperinflación legislativa e hiperinflación de abogados.

—Si son tantos, ¿por qué la debilidad ante esta corrupción?

—Hay desmotivación. Los abogados y las escuelas de Derecho no han hecho sentir su voz.

—¿El responsable de los crecientes linchamientos?

—El Estado. Una de sus enfermedades más graves es la impunidad.

—¿Y las OLP?

—No es un operativo de liberación, sino de atropello al pueblo. El problema delictivo no se resuelve reeditando las redadas, por la cuales se llevaban sin ningún proceso a los que calificaban de vagos y maleantes y eran enviados a El Dorado. Hay casos de ajusticiamiento que deben ser investigados y sancionados.

—¿Vale la pena denunciar en Venezuela? 70% de la población no lo haría…

—Se ha convertido en un riesgo, pues muchas veces el denunciante termina convertido en victimario o víctima del atropello “institucional”.

—¿Qué será de los presos políticos?

—La colectividad sigue pendiente. Una de las manchas más notables en nuestro sistema de justicia ha sido la persecución por el hecho de pensar, opinar o enviar un tweet. Leopoldo López está preso por su discurso.

—¿Y del Estado de Derecho?

—Lo que hay es derecho de Estado.

—¿La referencia universal del Derecho?

—Jesús de Nazaret.

—¿Indemnizaría a la jueza Afiuni?

—No hay manera de resarcir el mal y el dolor ocasionados. Todavía está sometida a un juicio, solo por haber cumplido con su deber. También ha tomado carta de ciudadanía que se le prohíba declarar a los medios a cualquier persona con medida sustitutiva de libertad.

—¿Un consejo a los nuevos colegas?

—Luchar por la justicia. Como decía San Agustín: “Un reino sin justicia se convierte en un gran latrocinio”.

—¿Ha violado la oposición la Constitución?

—A veces actuamos ante los adversarios con las mismas armas que emplean algunos oficialistas. La justicia no es venganza ni retaliación.

—¿El deber más evadido por el soberano?

—El reclamo de nuestros derechos. Da tristeza ver al pueblo soportando las colas para poder comprar dos paquetes de harina PAN, si es que llega.

—¿Incentiva la delincuencia el populismo?

—Por supuesto.

—¿Por eso se cuadruplicó el número de homicidios?

—Por la impunidad. En Venezuela más de 90% de los hechos delictivos quedan sin sanción. En este país el crimen sí paga.

—¿Penaría por igual a un delincuente y al juez que lo libera ilegalmente?

—Por supuesto.

—¿La salida?

—Transformar la policía, la Fiscalía, los tribunales y el sistema penitenciario.

—¿Qué pasaría en Venezuela si se consolidase una república de “patriotas cooperantes”?

—Bueno… Ellos representan el desconocimiento de los valores venezolanos, son el premio a la deslealtad, la prostitución de la justicia. Una trágica realidad, la negación del derecho. No es patriota quien coopera con la injusticia y la degradación del pueblo.

Frontera a media asta

El viernes cientos de personas esperaban con maletas y enseres poder cruzar a Cúcuta por el puente Simón Bolívar, que mantienen cerrado los militares | Raúl Romero

En los primeros días del Operativo Liberación del Pueblo los militares marcaron con la letra “D” las casas que serían demolidas. Luego, ante el rechazo que generó la medida, solo un punto rojo indica a qué vivienda se movilizarían las retroexcavadoras | Raúl Romero

La mayoría de los que abandona el barrio La Invasión intentan llevarse las planchas de zinc y los materiales que les permitan levantar sus casas en el lado colombiano | Raúl Romero

Miles de colombianos comenzaron a cruzar con sus enseres por las trochas | EFE

En las casas de La Invasión, en San Antonio del Táchira, comenzaron a aparecer banderas de Venezuela. Con ese símbolo tratan de salvarse de otro pintado en algunas viviendas: la letra “D”, de demolición, con la que los militares marcaron las que pertenecían a colombianos que fueron deportados, y que luego cambiaron por una seña un poco menos evidente, un punto hecho en spray rojo. El sector permanece militarizado una semana después de que el presidente Nicolás Maduro cerró el puente Simón Bolívar y anunció el estado de excepción en 6 municipios fronterizos, ampliado luego a 10, que abarcan a una población de más de 441.000 personas. El gobierno dice que con la medida busca frenar el contrabando de alimentos y combustible, así como el paramilitarismo en la zona. Por ahora ha propiciado el retorno forzado de por los menos 5.717 colombianos, entre deportados, repatriados y quienes ante el temor de ser expulsados decidieron cruzar las cientos de trochas que mantienen viva una de las fronteras más calientes de la región

Relacionadas
Estado de excepción, una medida desproporcionada
"No paran de llegar"

MAOLIS CASTRO / Siete Días - El Nacional
macastro@el-nacional.com 
30 de agosto 2015 - 12:04 am

En las viviendas del sector Ezequiel Zamora del barrio La Invasión, en San Antonio del Táchira, fueron izadas banderas de Venezuela. Sus habitantes, muchos de ciudadanía colombiana, creen que con ondear el pabellón nacional evitará las deportaciones ejecutadas por la Guardia Nacional Bolivariana. “Pusimos las banderas para que no nos tumben las casas y no saquen a la gente, así sabrán que somos venezolanos. Nadie nos mandó a colocarlas, es una idea que se nos ocurrió después de ver cómo se llevaban a nuestros vecinos”, dice Liliana Garzón, moradora de Ezequiel Zamora.

Aunque las banderas fueron izadas, la nacionalidad en la frontera está a media asta por las familias rotas y la migración forzada. La Invasión es una comunidad repleta de militares desde el 22 de agosto. Ese día un batallón de la GNB, con tanqueta y retroexcavadoras, entró al barrio para aplicar un Operativo de Liberación del Pueblo. Buscaron a los ciudadanos de nacionalidad colombiana y allanaron decenas de viviendas sin orden judicial. Se ampararon en el estado de excepción, ordenado por el presidente Nicolás Maduro –primero en seis municipios fronterizos y luego en cuatro más– con la intención de frenar el contrabando de alimentos y de combustible hacia Colombia. Pero desde hace poco más de un mes los OLP se han aplicado de la misma forma en varios estados del país.

“Sacaron a la gente bajo engaño. Los guardias nacionales pidieron a los colombianos que se trasladaran a la cancha deportiva para supuestamente hacer una revisión de papeles de identidad. Los soldados dijeron que solamente era un chequeo de rutina, que anotarían nombres para hacer una reseña y luego dejarían que todos regresaran a sus casas. Pero no fue así, porque muchos vecinos fueron deportados”, agrega Garzón.

Tras 12 días del cierre de la frontera colombo-venezolana y la aplicación del OLP en Táchira han sido deportadas más de 1.088 personas, 4.260 que volvieron de forma espontánea y 369 que retornaron a su lugar de origen en Colombia, según un comunicado emitido el jueves por la Organización de Naciones Unidas. Todos suman 5.717 personas.

Con un largo historial de roces diplomáticos, los más de 2.219 kilómetros de tierra que comparten Colombia y Venezuela constituyen una de las fronteras más calientes de la región. Las deportaciones que han ocurrido esta semana se suman a un goteo que ya acumula más de 6.200 ciudadanos en situación irregular deportados en dos años y medio, que fue denunciado en mayo pasado por la Cancillería colombiana. Las cifras alcanzan los niveles de los años ochenta y noventa, cuando el conflicto armado en el país vecino expulsó a una oleada de ciudadanos, de acuerdo con datos del Centro de Migraciones de Cúcuta. Como en toda frontera, en esa franja de territorio las nacionalidades están mezcladas. No todas las familias son totalmente venezolanas o colombianas.

Al padre de Flor María Heredia se lo llevaron el miércoles en una ambulancia de Protección Civil Táchira. El hombre, de 93 años de edad, estaba postrado en una cama. “Le pedimos que vinieran a buscarlo, porque finalmente vendrán por nosotros y preferimos que él sea trasladado con atención médica, pues está delicado de salud”, cuenta la mujer mientras llora en su casa en proceso de mudanza.

Heredia, de 56 años de edad, fue desplazada por el conflicto armado en su país. Vivía con su familia en la población de Sardinata, en el departamento Norte de Santander, pero un día de 2001 llegó un grupo de supuestos paramilitares y acusó a los moradores de colaborar con la guerrilla. Ese mismo día hubo una oleada migratoria en esa localidad, afirma. “Nosotros no apoyábamos a nadie. Pero tuvimos miedo, muchos nos fuimos de nuestras tierras. Una amiga en Táchira me dijo: ‘Véngase para acá’. Cuando llegamos nos costó mucho construir nuestra casita, comenzar una nueva vida. Nos vinimos a Venezuela porque los paramilitares nos desplazaron y ahora el gobierno de Venezuela nos desplaza”.

Sentada en una silla dentro de su casa y acompañada de un par de amigas, Heredia solo piensa qué será de su vida al regresar a Colombia. Los vecinos se le acercan para abrazarla y decirle que el presidente Juan Manuel Santos va a ayudarla. Prometen que resguardarán sus pertenencias mientras todo vuelve a la calma. Es una escena que, por estos días, se ha hecho común en Táchira.

Los escondidos

PP, un hombre de 46 años de edad, escondió a 16 colombianos en su casa, localizada en San Antonio de Táchira, para que no fueran deportados por los militares venezolanos. “Un funcionario de Migración, un buen hombre, me dijo: ‘Dale refugio a tus paisanos, te los entregaré con maletas y documentos para que los ayudes a huir’. Los escondí en mi casa. Llegaron hambrientos y llorando, solo tenían algunos bananos verdes y yo tampoco tenía mucha comida. Solo estuvieron día y medio, luego les buscaron un sitio adonde irse. Volvería a esconder a más familias, porque en mi casa todos somos hijos de Dios”.

DR, otra habitante de San Antonio, que hacía el miércoles una fila en el llamado “corredor humanitario” cerca del Puente Internacional Simón Bolívar, asegura que también refugió a una familia colombiana en su casa durante el comienzo del OLP. “Estaban buscando casa por casa a los colombianos. Tengo una amiga que se encontraba desesperada y ya estaba identificada por la Guardia Nacional. Sus hijos son venezolanos y, como decían que les quitaban a los niños, le ofrecí mi casa. Estuvieron tres días allí, pero luego lograron entrar a Cúcuta y están bien. Espero verla pronto y llevarle unas cositas que dejó acá”.

Pero otros colombianos han decidido regresar a su país. “Que no me busquen, me iré sola. Quiero regalarle mis huesitos a Colombia. Yo tengo la cédula de identidad de residente, pero casi todos mis amigos y vecinos han sido expulsados. Llegué en 1985 a Venezuela, viví con mi hermana en Caracas y ella murió. Le cogí cariño al país y me mudé a Táchira. Pero ya no tengo motivos para quedarme porque este país ha cambiado mucho. Ahora el gobierno cree que todos somos paramilitares y no es así, meten a muchos colombianos presos. La verdad es que muchos somos pobres, pero honrados”, expresa Leonor Padilla, de 74 años y vecina de San Antonio.

Las casas marcadas

De la familia Ortega Fuentes solo quedan recuerdos. Sus vecinos en el sector Mi Pequeña Barinas del barrio La Invasión aseguran que son “gente de bien”. “Mire, el único pecado de la señora Gloria era hacer uñas y el del señor Robinson arreglar carros dañados. Por eso vinieron los guardias nacionales a destrozarles la casa y sacarlos como perros. Los acusaban de paramilitares y les decían que se pusieran sus zapaticos porque se iban a su país. Nosotros intentamos defenderlos, pero los soldados tienen armas y era mejor dejar eso así”, relata una mujer que no quiso revelar su identidad.

Todo está revuelto y fracturado en la vivienda de la familia deportada. Hay vidrios y paredes rotas. En el piso están tiradas fotografías, discos compactos, libros escolares, copias de sus documentos de identidad, una patineta sin ruedas, un ventilador roto, un equipo de sonido, muñecos y potes de pintura. Entre esos escombros deambula un perro de raza poodle que, según vecinos, se niega a abandonar la casa. En el estacionamiento está un automóvil sin placas, recién pintado de blanco. Y en el patio, un montón de ladrillos rotos, un depósito subterráneo y unas rosas.

Casi todas las casas de La Invasión fueron marcadas con las letras “R” (revisada) o “D” (demoler). El viernes cambiaron las letras por puntos rojos hechos igualmente con spray. Según miembros del consejo comunal del sector Ezequiel Zamora –uno de los tres que hay en el barrio– 66 viviendas han sido marcadas con la D. Es solo una fracción, pues La Invasión cuenta con otros sectores que agrupan más viviendas marcadas por la GNB. “Antes de que entraran los soldados, en Ezequiel Zamora había 265 familias y ahora solo quedan 150. Algunas casas han sido demolidas, otras serán destruidas. Cada vez que vemos pasar la máquina demoledora nos asustamos”, dice un miembro del consejo comunal.

El general José Morantes Torres, comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral de Táchira, declaró el miércoles en la noche que La Invasión “servía de plataforma bidireccional de logística del contrabando y de labores de paramilitares”. Además, informó que revisaron 2.572 viviendas y que luego analizarán lo que harán con el barrio porque estaría instalado en una “zona de seguridad”.

En La Invasión, fundado en enero de 2004, solo hay caminos de polvo; pocas son las calles pavimentadas y el año pasado la gobernación entregó recursos para hacer el sistema de cloacas. Hay casas construidas con bloques o con tablillas de madera, bodegas, un Simoncito, 10 iglesias cristianas, una base de misiones en la que el mes pasado realizaron una jornada de Mercal, algunas canchas deportivas delimitadas con viejos neumáticos. La gente se moviliza comúnmente en motocicletas.

Es una población rodeada de sembradíos de plátano, maleza y cuyo límite al norte es el río Táchira que comunica, a través de casi 100 trochas (puentes improvisados), con Colombia. En este sitio, precisamente, es donde se agrupan los militares que tomaron La Invasión. “Durante los primeros días del cierre de la frontera nos permitían salir y entrar con nuestras cosas. Estamos trasladando nuestros enseres a Colombia, o eso intentamos. Pero ahora nos impiden hacerlo, algunos guardias nacionales cobran por dejarte pasar y uno les paga entre 300 y 4.000 bolívares, el costo varía según el día y lo que vaya a llevar al otro lado de la frontera. Cerca de las 6:30 de la tarde o muy temprano, en la mañana, dejan pasar por las trochas. También baja la vigilancia en la noche, porque a la guardia le da miedo quedarse a oscuras y muchos se van”, afirma un habitante del barrio. Esta versión es validada por otros vecinos.

El éxodo por las trochas

Las trochas son utilizadas por hombres, mujeres, ancianos, niños; en familias o solos. Casi todos cargan con pesados bultos, maletas, jaulas con mascotas, electrodomésticos, motocicletas, cabillas, zinc, neveras, cocinas, camas. Es un éxodo que depende de la apertura de los caminos.

Para Yurley Higuera, colombiana de 28 años de edad, ha sido una larga espera. Cuando supo que sería deportada remató toda la mercancía que tenía en su puesto de ropa en el Centro Cívico de San Cristóbal, en Táchira. Después fue a su casa para empacar sus pertenencias y pagó a un camión de mudanzas para trasladarlas a Cúcuta por el Puente Internacional Simón Bolívar. Pero no pudo hacer el recorrido, las autoridades venezolanas le dijeron la semana pasada que no podía pasar con esa cantidad de objetos a Colombia y solo le permitían cargar con la ropa. Se fue a una de las trochas del río Táchira, acompañada de su perro Chester y de un amigo motorizado que contrató para guiarla, y allí aguardó durante ocho horas. Pero este plan tampoco funcionó, pues los militares que custodiaban estos caminos no permitieron el paso ese día. “Todo lo que tengo está en Venezuela. No puedo irme sin esto, porque sería como quedarme en la calle. Ya llevo dos días esperando”, contó el miércoles. El jueves pudo pasar, pues algunas trochas fueron reabiertas completamente.

“Hijos de la patria”

La separación de familias producto de las deportaciones ha sido denunciada por las autoridades de Colombia y representantes de la Iglesia católica, que están asistiendo a los expulsados en Cúcuta. Juan Fernando Cristo, ministro de Interior de Colombia, aseguró que 34 niños venezolanos fueron separados de sus padres colombianos desde que comenzó el proceso. Pero Hugo Caro, defensor del Pueblo del Táchira, declaró el lunes a la prensa nacional que esto no es cierto. El diario El Tiempo de Colombia reseñó el miércoles el rescate que hizo un soldado colombiano de un niño de 2 años de edad que se perdió cruzando el río Táchira. Desde la Diócesis de Cúcuta confirman la llegada de familias rotas a los albergues instalados en la ciudad para recibir a los deportados.

Ingrid Torres, una joven oriunda de la ciudad de Girardot (en el departamento colombiano de Cundinamarca), es una de las expulsadas de Venezuela por no contar con documentos legales. Ella fue separada de su bebé de 4 meses de edad. “Ingrid había sellado recientemente su pasaporte en Colombia y eso le permitía estar legalmente unos meses más en Venezuela, pero los guardias nacionales no hicieron caso de eso. Se la llevaron sin mediar palabras”, cuenta Diego Trejo, su pareja.

Torres solo pidió llevar consigo a su hija. Antes de ser deportada, insistió en que necesitaba darle pecho a su bebé y por eso no podían ser separadas. “Los guardias nacionales no quisieron que se la llevara fuera de Venezuela, dijeron que son hijos de la patria”, recuerda Trejo.

Pese al cierre de la frontera y las medidas del Ejecutivo, el intercambio sigue ocurriendo como un proceso vital. Ahora Torres y su pareja se encuentran en la mitad del río Táchira para que ella amamante a su bebé. Lo hacen casi a diario, pero en ocasiones deben interrumpir la rutina debido a los cierres de las trochas.

Las cifras

6.262 colombianos fueron deportados en dos años y medio, entre enero de 2013 y mayo de 2015. Esta semana, luego del cierre de la frontera, 5.717 han vuelto a su país por el OLP que inició el gobierno de Venezuela

441.256 personas habitan en los municipios Libertad, Independencia, Bolívar, Ureña, Urdaneta y Junín, que fueron declarados en estado de excepción el 21 de agosto, y en Lobatera, Ayacucho, García de Hevia y Panamericano, adonde se amplió la medida el viernes.

De la casa de la familia Ortega Fuentes solo quedan escombros, papeles y vidrios rotos luego del allanamiento y la deportación | Raúl Romero

Más de 2.000 militares tomaron el barrio La Invasión, en San Antonio, el 22 de agosto | Raúl Romero

Alambre de púas impide el paso en el Puente Internacional Simón Bolívar, que está cerrado desde hace 12 días | Raúl Romero

En Cúcuta se habilitaron siete albergues para atender a los deportados. Los centros están a cargo de la Iglesia que pide donaciones de ropa y alimentos | EFE

Por una vivienda

En el primer semestre de 2015 se duplicaron los precios de las viviendas en la Gran Caracas, mientras el déficit habitacional aumentó a pesar del programa Gran Misión Vivienda. Por Francisco Olivares

La construcción privada de viviendas tiene 18 trimestres en caída, según cifras de la Cámara Inmobiliaria. VENANCIO ALCÁZARES

Contenido relacionado
CONSTRUCCIÓN Y COSTO

EL UNIVERSAL
domingo 30 de agosto de 2015 12:00 AM


El propósito de obtener una vivienda propia para una familia de clase media en Venezuela, ha pasado de ser un plan de vida tangible, a un sueño casi inviable para un alto porcentaje de esa población. En enero del año 2015, el promedio del costo del metro cuadrado de una vivienda en el Área Metropolitana de Caracas era de 252.851 bolívares y para junio de este año alcanzaba a 603.368 bolívares, un aumento superior a 100%.

Esto quiere decir, que el promedio del costo de las viviendas que están en oferta en la Gran Caracas, es de 60 millones de bolívares. El estimado corresponde a las cifras promedio que maneja la Cámara Inmobiliaria Metropolitana de acuerdo a la oferta que existe en el mercado inmobiliario durante el primer semestre de 2015. Un apartamento en la parroquia La Candelaria puede costar aproximadamente entre 40 a 50 millones de bolívares, mientras en urbanizaciones del este, entre 200 y 600 millones, en tanto que otras opciones de mayor nivel, que no se publican, se tasan en dólares.

En el marco de las distorsiones que se han generado en la economía venezolana, la situación de la vivienda registra una serie de factores que hacen muy compleja esta área fundamental para el desarrollo de las ciudades. Aquiles Martini, quien hasta hace poco presidió la Cámara Inmobiliaria y actualmente encabeza la Comisión de Infraestructura y Vivienda de Fedecámaras, identifica una serie de aspectos que han generado la actual situación en los que se suman: la alta inflación, escasez de materias primas, leyes que limitan la inversión inmobiliaria, el déficit en la construcción de viviendas, falta de planificación urbana y las intervenciones sobre promotores y constructores

Un elemento que contribuye a la poca oferta de inmuebles, ha sido también la Ley de Regularización y Control de los Arrendamientos de Vivienda aprobada en 2011. En 1998 las viviendas en alquiler representaban 30% de la demanda residencial, mientras que en 2015 es menos de 1%, según cifras que maneja la Asociación de Propietarios de Inmuebles. En la actualidad se procesan 45 mil juicios de inquilinato y 11 mil procedimientos administrativos, la mayoría de las causas es por incumplimiento de pago de los inquilinos y la negativa a abandonar el inmueble. Vale destacar que 65% de los inmuebles de vivienda arrendados en la actualidad se encuentran en sectores populares.

El déficit

Las necesidades habitacionales, cuando se inicia el gobierno bolivariano en 1999 era de un millón 900 mil viviendas. A partir de 2009, con el programa Gran Misión Vivienda Venezuela (GMVV), el déficit llegaba a 2 millones 700 mil viviendas, mientras que para 2015 está llegando a 2 millones 900 mil viviendas. Ese déficit se incrementó, a pesar del gran volumen de unidades construidas entre 2011 y 2014 por el sector público a partir de la GMVV.

Según explica Martini, al déficit que se arrastraba se le suman las necesidades de nuevas viviendas que se generan por el crecimiento anual de la población en el país que demanda de 120 unidades nuevas por año.

De acuerdo a las cifras oficiales recopiladas por la CIV, basadas en los informes del BCV, INE y Cámara de la Construcción, entre 2011 y 2015, se construyeron en Venezuela 718.414 viviendas. Hay que destacar que ese monto significativo por el aporte de las viviendas construidas por GMVV, incluye lo aportado por el sector privado.

Sin embargo, precisa Aquiles Martini, que a las cifras que ofrece el BCV sobre construcción de viviendas, se fue modificando a partir de 2009 y a la data se le agregaron las viviendas remodeladas que forman parte de programas sociales como Barrio Tricolor, sustitución de ranchos por casas, programas manejados por los Consejos Comunales, con la data que aportan esos organismos. De tal manera que en la cifra no se discrimina ese tipo de programas de aquellas que son realmente nuevas viviendas.

Las estimaciones para obtener la cifra real de nuevas viviendas, de acuerdo a cálculos de la CIV, habría que restar aproximadamente dos terceras partes de la cifra total, lo cual reduciría la cifra en 400 mil viviendas aproximadamente.

Sector privado

La Cámara Inmobiliaria registra 18 trimestres consecutivos de caída en la construcción de viviendas nuevas del sector privado. De cerca de 70 mil viviendas que construía el sector privado en promedio en años anteriores, en 2014 apenas se lograron construir 15 mil viviendas. Explica Martini que además hay que tomar en cuenta que muchos de los urbanismos que se suman a las viviendas construidas en ese año, ya habían sido desarrolladas en años anteriores y sostiene que en 2015 la cifra de construcción privada será aún más baja. De acuerdo a los registros de la Cámara de la Construcción, la caída del sector en el primer semestre de 2015 es de 25%.

Al revisar los números de la GMVV también se observa una caída a partir de 2014 cuando se construyeron 126 mil unidades (público y privado) mientras en lo que va de 2015 la producción hasta el 28 de julio era de 44.293 viviendas, sumando ambos sectores.

A juicio de Aquiles Martini uno de los factores que generó esta caída en el sector privado, además de la falta de materias primas como la cabilla que proviene de Sidor y el cemento, cuya producción igualmente está en manos del Gobierno, han sido las intervenciones de los proyectos privados y las leyes regulatorias.

Una de estas leyes, la Ley contra la Estafa Inmobiliaria aprobada en 2012, según opina el especialista, parte de la mala fe hacia el promotor y el constructor y contiene una serie de enunciados que hacen inviable la construcción de viviendas. Esta ley regula toda la aparte de construcción de viviendas, los precios, las fórmulas en que se pide el dinero, y hace al constructor el responsable penal de los retrasos que puedan ocurrir, así por ejemplo, tengan su origen en la falta de insumos.

Según la CIV la falta de insumos también está vinculada a la caída de la producción que ha afectado a Sidor, que de 4,5 millones de toneladas que producía en 2008 cuando no había sido estatizada por el Gobierno, en 214 se reportó una producción de un millón de toneladas, y este año está reportando una caída mayor. Esa caída también ha afectado la producción del sector público.

Precios tope

Otro aspecto que destaca Martini es que se le puso un techo al valor de la vivienda que el Gobierno le reconoce al sector privado, por ejemplo, en el plan "0800 mi hogar" se establece un tope de una banda que va desde 747 mil bolívares hasta un millón 250 mil bolívares. "Obviamente que construir a esos precios a la realidad de hoy resulta inviable" señala.

Para explicarlo, Martini pone como ejemplo que un ascensor que se calculó a 6,30 por dólar ahora hay que pagarlo a precio del mercado paralelo. Una cabilla que está regulada en 10 bolívares el kilo ahora hay que pagarla en el mercado negro en 10 a 15 veces más del valor regulado. Lo mismo sucede con el cemento, con los componentes para el baño, con los cables, tuberías etc.

Aún así, partiendo de que existiese una vivienda a un costo de un millón de bolívares, según los precios del Gobierno, un comprador con ingresos medio, podría obtener un crédito máximo de 500 mil bolívares, pero entonces tendría que poner de su bolsillo otros 500 mil bolívares, precisa Martini.

El tope máximo que presta la banca pública a través de los fondos propios de la cartera de la banca son 3 millones de bolívares. Pero el solicitante debe ganar 15 salarios mínimos, esto es 120 mil bolívares mensuales, y solamente 2% de la población tiene ese salario, según el INE.

"La vivienda tiene un precio referencial y es el activo más importante de la familia venezolana y la tiende a valorizar o bien en moneda extranjera que hoy es legal o en su valor de reposición. Entonces nadie va a vender su casa en un bolívar si la nueva le va a costar tres bolívares".

Expropiaciones

El domingo 31 de octubre de 2010, a través del programa "Aló Presidente", el fallecido presidente Hugo Chávez anunció la expropiación de varios urbanismos privados en todo el país que se encontraban en proceso de construcción y preventa. Un informe elaborado por el investigador y experto en políticas públicas en materia de vivienda, Miguel Méndez Rodulfo, explica en un informe elaborado sobre ese proceso expropiatorio que "mediante varios decretos, emitidos en noviembre y diciembre de ese año, se fueron afectando, primero los urbanismos denunciados en la alocución presidencial y luego otros conjuntos, hasta que finalmente sumaron 57 desarrollos los que fueron objeto de esta medida".

"La expropiación comprendió medidas de ocupación temporal de las sedes administrativas de las empresas y multa de 5.000 unidades tributarias. En los hechos, la expropiación significó la confiscación de los lotes de terrenos, edificios de viviendas, áreas comunes, almacenes, depósitos, oficinas, maquinarias, materiales, equipos y vehículos, cualesquiera otros bienes muebles o inmuebles, maquinarias, equipos industriales y de oficina, implementos de trabajo y otros materiales dispuestos para la construcción del desarrollo mencionado" indica el informe del especialista.

Uno de los argumentos expuestos por el Presidente Chávez, era que: "Esos desarrollos están paralizados y la gente ya pagó, ahora nosotros expropiamos, vamos a terminarla, vamos a readecuar los precios, vamos a multar estas empresas y vamos a entregarlas". En su intervención expresó: "Ordené a la Fiscalía General de la República, para que actúe de inmediato contra las empresas involucradas en las estafas, congele cualquier bien o cuenta bancaria, para evitar su movilización y garantizar que las personas que han depositado sus recursos puedan recuperar su dinero".

El informe de Méndez indica que la mayoría de los urbanismos estaban avanzados en 75% y los compradores de esos conjuntos habrían de esperar al menos un año y medio para finalmente recibir su vivienda.

En junio de 2014, muchos propietarios de la clase media y media-baja, con opción para adquirir vivienda en los urbanismos intervenidos, entre 2010 y 2013, introdujeron un recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia solicitando la acción de nulidad de la Resolución 061. Dicha resolución afectó a 20 mil familias de todo el país. Actualmente se espera el dictamen del TSJ, indica el informe.

twitter: @folivares10

Tibisay Lucena, la casa por la ventana

Jefa del CNE, ha prolongado su estadía dentro del organismo y se ha hecho de la ciega ante el ventajismo chavista durante las elecciones

Faitha Nahmens / @FaithaNahmens
Tal Cual


La piscina está intacta, por ahora, así como el primoroso jardín que la orilla; todo lo demás, paredes y columnas, mobiliario y pisos, son demolidos o parecen tener los días contados, según el estrepitoso trazado de la remodelación ­o total reconstrucción- que se afinca, ahora mismo, sobre el lado norte de la casa.

El entusiasmo por no dejar piedra sobre piedra podría ser alegoría de la tendencia en boga; la que profundiza, con creces, la añosa costumbre de refundar y desdeñar la continuidad administrativa.

Cabrujas decía que la demolición era nuestro más característico rasgo arquitectónico; acaso también podría ser un rasgo económico y político.

Ante las cámaras, y con el entusiasta aplauso de los fanáticos, el chavismo expropió y cerró comercios, industrias, fincas. Serían más de 150 mil las empresas pequeñas, medianas y grandes que pasaron a manos del estado molienda. Esos polvos trajeron los lodos de la punzante escasez. De pollo y ciudadanía. Arremeterían, hoz, coz y martillo, asimismo contra la democracia.

Residentes de la Alta Florida son asombrados testigos de la refacción impía de Lomaalta, la casona de Maruja Beracasa por más de diez años.

Ahora su nueva dueña, Tibisay Lucena Ramírez -no se sabe si consiguió una rebaja o pagó lo que ofertaban los anuncios virtuales, “millón y cuarto de dólares”, recuerda un vecino- la adecúa a su gusto, picota en mano, como antes lo hizo con la quinta Santa Marta de la urbanización Ávila, cerquita del colegio Humboldt; una institución, vale decir, tan codiciada para sus hijos por los personeros del gobierno. Por cierto, la sentencia chavista de ser rico es malo parece un incómodo cangrejo colgado de alguno de los cables pelados de la ruinosa revolución, y/o de estas y tantas casas.

Socióloga graduada con honores de la Universidad Central de Venezuela, Tibisay Lucena haría un vigoroso currículo con su tránsito por el Instituto de Estudios Superiores, IESA, y cursando estudios en el imperio donde se prepararía en el tópico democrático de la participación ciudadana y el rito democrático de las elecciones.

Bien preparada, amable de trato y fuerte de carácter -“ella manda”, acotará un empleado del CNE cobijado, ay, en el anonimato acaso la mudanza y la profunda refacción de su nuevo nido obedezca a un deseo irrefrenable de cambios. Sin duda, querrá cambios en su delicada salud. Coincidiendo en 2012 con Hugo Chávez en el diagnóstico, también, lo acompañaría en la tozudez: tampoco ha querido, pese a su enfermedad, desvincularse del cargo, “con todo y lo complejo que sin duda tiene que ser”, confía el cercano observador, y decide, contra todo pronóstico, permanecer al pie del cañón, o sea, llevando el pesado timón del CNE, viajes sanadores a Houston y Brasil de por medio; no a Cuba. En esto sí que tuvo el tino de no emular a su ídolo.

Cambios en su destino también podrían estar tras aquellos sonoros mazazos. Nadie confirma la especie, pero circula que la violonchelista que dejara de lado las presentaciones y conciertos -pero que no ha dejado de tocar y hasta lo hizo dirigida por Gustavo Dudamel-, quiere sustituir a José Antonio Abreu y llevar la batuta del Sistema de Orquestas. Tanto ruido, tanto desconcierto.

AL CARGO En diciembre de 1999, durante el régimen de transición del Poder Público, fue designada por la Asamblea Nacional Constituyente como rectora suplente del Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE), promovida por su predecesor, Jorge Rodríguez, integrante del PSUV “y del cogollo chavista donde ella no está, acaso para guardar las formas o porque igual tiene poder o porque los miembros, salvo Rodríguez, hubieran preferido otra rectora; eso lo integran Maduro, Cilia Flores, Diosdado Cabello, a veces Jaua, a veces Ameliach y el alcalde de Caracas, pues”, acota un político al tanto. Actualmente es rectora principal, y presidenta del organismo electoral desde el 30 de abril de 2006. Altibajos en el ínterin mediante, el 26 de diciembre de 2014 fue reelecta como rectora principal por designación del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ).

Ella fue haciéndose recalcitrante en el camino. Independiente y sin militancia partidista expresa, si tenía sus preferencias claras no fue sino con el tiempo que quedaron expuestas; es el juego del toma y daca, solo digo que reaccionar es de humanos.

Lo cierto es que no puede negarse que durante su gestión se ha favorecido al chavismo. En las pasadas elecciones parlamentarias, por ejemplo, con aquella reorganización de los circuitos electorales, el PSUV salió ganando por encima de la oposición, que ¡entonces fue más votada en la cuenta total!”, desliza sin perder la fe, claro. “Igual jugó a favor con el reacomodo del cronograma electoral”.

Lucena también ha tolerado, o se ha hecho de la vista gorda, o no ha oído las denuncias sobre apropiación y uso de bienes y recursos públicos por el PSUV en campañas electorales, “aunque multó a Hugo Chávez, el de las eternas cadenas impuestas para difundir mensajes electorales, ¿recuerdas que organizó un pase de raqueta callejero para que el pueblo pagara la amonestación? ¡un show, claro!”, saca con pinzas la excepción de la regla.

Durante las exequias del presidente Chávez esta barquisimetana que siempre usa la puerta lateral para entrar al CNE ­nunca la principal, aunque cada vez más tiene asumido su prolongado papel- usó el brazalete de la militancia chavista -no fue la única vez- y ahora tomaría como conquista para celebrar el que se aprobara que 40% de los postulados a la Asamblea fueran candidatas. “Siendo Cilia Flores presidente de la Asamblea Nacional fue eliminada la regla que exigía la justa participación de géneros, entonces, era obligado como mínimo que 30 por ciento de la bancada fuera femenina; hasta que se juntó el oportunismo político con su anhelo legítimo de paridad: pasó el reglamento”.

Madre, músico, en el avatar político cada vez más a la defensiva ­”porque también fue cada vez más emplazada, ha tenido que lidiar más de una vez con manifestaciones en la puerta de su casa”Tibisay Lucena, a quien algunos excompañeros de la música la siguen viendo sorprendidos ­”es que no sé qué pasó, es buena gente”- igual que algunos excompañeros de la universidad ­”siempre habrá quien se deje tentar por una comisión ofrecida por una empresa de papelería, dispuesta a imprimir el tarjetón a tanto, pero ella, además de inteligente, siempre me pareció honesta…”-, ni con Maduro, ni con Cabello, con o sin el sistema, custodiada por un séquito de guardaespaldas, ahí está, sobre el podio. Ella no se derrumba.

Las “pruebas” de Maduro que nunca vieron la luz (Interactivo)

Runrun.es
Por Adriana Nuñez Moros
Fecha: 28/08/2015
Adriana Núñez Moros / @AdrianitaN


Dicen las abuelas que nadie ofrece tanto, como quien no va a cumplir. “Tengo pruebas” es la sentencia de la que echa mano el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, cada vez que quiere dar peso a sus tesis sobre cualquier hecho que sucede en el país. En 28 meses de gobierno, el Jefe de Estado ha prometido 42 veces pruebas sobre algún problema. Mínimo una oferta al mes. Sin embargo, extraña vez las pruebas de Maduro salen la luz.

El catálogo de Maduro incluye “evidencias” sobre conspiraciones para desestabilizar su Gobierno, actos de corrupción de figuras de la oposición, agudización de la “guerra económica”, “sabotaje” del sistema eléctrico, planes secesionistas, magnicidios, asesinatos, actividades paramilitares en el país y hasta una crítica a la Conferencia Episcopal Venezolana por “sabotear” la beatificación del Venerable José Gregorio Hernández.

El sociólogo Tulio Hernández mira con asombro cómo los venezolanos se han acostumbrado al poco valor que tienen la palabra y las promesas. “Lo que generaría una interpelación en la Asamblea Nacional, en Venezuela no tiene consecuencias políticas, ni mediáticas”, señala. Para Hernández es vital que el Parlamento le siga los pasos a los gobernantes hasta que cumplan con sus promesas, que los medios de comunicación independientes hagan seguimiento a sus declaraciones y que la oposición se ocupe de formar el pensamiento crítico en los ciudadanos.

Umberto Eco bautizó al hecho de prometer y luego desconocer lo dicho como “populismo mediático”. El escritor italiano explica —tomando como referencia el gobierno de Silvio Berlusconi— que “si vas al Parlamento a decir una cosa, te la registran en el acta enseguida, y después no puedes decir que no la has dicho”. Empeñar su palabra en televisión aumentaba automáticamente la popularidad del gobernante. Si luego se retractaba o ignoraba sus promesas, era en privado, fuera del conocimiento y recuerdo de los ciudadanos.

Mariana Bacalao, especialista en Análisis de Discurso y profesora universitaria, explica que el gobierno de Maduro apuesta por la relativización al momento de evaluar cualquier hecho real. “Tenemos un liderazgo que considera que todo es relativo. El ejemplo más claro fue el caso del descuartizamiento de la señora Liana Hergueta. Fue asesinada con un nivel de violencia que va más allá de cualquier cosa y lo único que importó fue mostrar las supuestas pruebas, unas fotos, que demostraban que era de un partido. Se actuó de manera cómplice por un testimonio”, explica.

Sospechosos habituales

Los acusados predilectos en el discurso de Maduro son la oposición política (16 menciones), el gobierno de Estados Unidos y sus funcionarios en el país (14 menciones) y el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez (4 menciones). El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles; el expresidente de Fedecámaras, Jorge Roig; Consecomercio, Venancham, el gobierno guyanés, los empresarios del país, las cadenas de supermercados y la Conferencia Episcopal Venezolana completan el mapa de sospechosos.

Hernández asegura que “todo modelo totalitario necesita un enemigo interno y uno externo, que es tratado casi como si no fuese humano. Responde a un manual, un modelo”. A la oposición se le ha amenazado con mostrar “pruebas” de su vinculación con hechos de violencia política, corrupción, con carteles de narcotráfico. Además, el Presidente ha acusado a sus adversarios políticos de liderar un plan secesionista, de tener relaciones con la petrolera Exxon Mobil para despojar a Venezuela de la Guyana Esequiba, de incentivar saqueos, asesinatos selectivos y magnicidios.

A Estados Unidos se le ha achacado la responsabilidad de financiar y azuzar hechos de violencia política en el país, de aplicar sanciones políticas injustas a funcionarios del gobierno venezolano y de fraguar magnicidios. Mientras que el asesinato del parlamentario Robert Serra y el paramilitarismo son responsabilidad —según la versión de Maduro— del expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.

Bacalao explica que este tratamiento de la información es la consecuencia de “un Estado formal que sólo protege a una cúpula” que “escoge al enemigo para ir en contra de él con todos sus recursos”. La credibilidad del presidente Maduro queda en entredicho cada vez que suelta un “tengo pruebas” que no aterriza en ningún lado, de acuerdo con los especialistas. “La autoridad moral es algo más que el cargo. Eso no se decreta. El liderazgo genera confianza”, asegura la especialista en análisis de discurso.

Las pruebas que sí se presentaron

El presidente solo ha presentado evidencias, personalmente, 10 veces y otras seis valiéndose de emisarios como Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional; Jorge Rodríguez, alcalde del municipio Libertador de Caracas y Miguel Rodríguez Torres, ex ministro de Relaciones Interiores, Justicia y Paz. En la mayoría de los casos la “prueba” no tiene que ver con la acusación lanzada previamente.

Del conteo total de “evidencias”, 7 de ellas fueron adquiridas de forma fraudulenta: interviniendo las comunicaciones personales o divulgando videos grabados bajo el formato de cámara oculta. El artículo 48 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela garantiza el secreto e inviolabilidad de las comunicaciones privadas en todas sus formas y señala que sólo podrán ser interferidas por orden de un tribunal competente.

Dos “pruebas” son videos musicalizados con la finalidad de desprestigiar a una de las partes. Dos más son interpretaciones libres de escritos: el Documento para la transición, rubricado por la exparlamentaria María Corina Machado y el National Security strategy, emitido por el departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos. En el documento estadounidense, según el propio Maduro se indica que el país norteamericano apoya “a los ciudadanos de países en los cuales el ejercicio pleno de la democracia está en riesgo, tales como Venezuela”.

En otras oportunidades el Presidente mostró videos, fotos de cables eléctricos picados e imágenes de municiones y uniformes militares como evidencias del asesinato del diputado Robert Serra, de sabotaje del sistema eléctrico y de la presencia de paramilitares en el país, respectivamente.

¿Se prepara Maduro para gobernar en minoría?

Tal Cual
28-08-2015
DW


Expertos consultados por DW analizan el posible origen de la crisis entre Colombia y Venezuela, y afirman que la situación de los deportados colombianos causa ya una brecha sensible entre los dos países

Luego de la reunión entre las cancilleres de Colombia y Venezuela, en la que no se consiguió acuerdo para reabrir las fronteras cerradas entre los dos países, la tensión bilateral se mantiene este jueves. Pero además del tema político, existe otro muy sensible: el de la deportación de cerca de 1.500 ciudadanos colombianos de Venezuela, presuntamente realizada en medio de violaciones a los derechos humanos por parte de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“La actual discriminación de colombianos en Venezuela ya causa un deterioro en el clima social entre ambas naciones”, dice a DW Daniel Flemmes, investigador del Instituto de Estudios Globales y Regionales (GIGA), con sede en Hamburgo. “Medios y ciudadanos de Colombia interpretan el endurecimiento de los controles fronterizos como una patraña”, asegura.

En cuanto al actual desencuentro bilateral, “la tesis dominante es que el partido de gobierno (PSUV) y el propio presidente están viviendo una crisis de aprobación popular, según los últimos sondeos de opinión”, asegura a su vez Víctor Manuel Mijares, experto del mismo GIGA. La crisis económica y la inseguridad ponen en aprietos al mandatario venezolano ante los comicios parlamentarios de diciembre, y las medidas decretadas son a su juicio un intento de lograr unidad. Es un recurso conocido a lo largo de la historia, recuerda Flemmes: “Se trata del llamado rally around the flag. El conflicto con países vecinos es un medio eficaz para cerrar filas en apoyo de los gobiernos” agrega.

CONSECUENCIAS IMPREVISIBLES

“No es una tesis descabellada, pues sirve para explicar el timing de las decisiones”, indica Mijares, por separado. “Pero estas políticas podrían ir más allá del escenario electoral”. El académico abunda: “Mi hipótesis es que el chavismo está preparándose para una nueva etapa en la que tendrá que gobernar en minoría. No es fenómeno nuevo, pero es sin duda una situación compleja para regímenes híbridos o autoritarismos que se legitiman electoralmente. Para lograr gobernar en minoría se requiere dislocar a Venezuela de su propia región y hasta cierto punto del sistema internacional”, señala Víctor Manuel Mijares.

Un ejemplo de este escenario teórico, dice Mijares, es que el bolívar venezolano se ha convertido en la práctica en una moneda inconvertible. Hay otros. “Incluso en aspectos menos llamativos y que parecen curiosidades, como tener un huso horario distinto, Venezuela se ha aislado de su propia región”, asegura Mijares.

Este dislocamiento podría acentuarse aún más, tanto política como económicamente. Daniel Flemmes considera que “tras los esfuerzos del presidente Santos para des-ideologizar y dar más objetividad a la relación bilateral, el presidente Maduro pone en riesgo con sus arrebatos poco diplomáticos el capital político que tanto trabajo había costado construir”.

LABERINTO ECONÓMICO

Víctor Manuel Mijares analiza así las repercusiones económicas de la actual crisis colombo-venezolana: “En el pasado reciente las crisis con Colombia eran terribles, pues Venezuela importaba la mayor parte de alimentos clave, como lácteos, de su vecino occidental. Pero la balanza comercial fue sistemáticamente disminuida a lo largo de las confrontaciones de la era Chávez-Uribe”.

Hoy “sus importaciones más delicadas, alimentos, vienen de Mercosur. En la Unasur, con Brasil a la cabeza, no hay voluntad política de actuar, pues cada gobierno de países potencialmente influyentes vive, en sus propios términos, su crisis doméstica. De allí que el gobierno venezolano tenga tan pocos estímulos para modificar su conducta”, dice.

Por su parte, Flemmes lo resume así: “Venezuela, afectada por la inflación y la falta de abastecimiento, solo puede seguir perdiendo ante un vecino que registra sólidos niveles de crecimiento”.

Las 10 claves de la visita de Maduro a Vietnam y China

29 agosto, 2015 | por Suhelis Tejero Puntes @suhelis
Efecto Cocuyo


El presidente Nicolás Maduro emprendió este sábado 29 de agosto una gira que le llevará a Vietnam y China, para “buscar apoyo en estos momentos difíciles”.

El nexo con las naciones asiáticas es, en un caso, más estrecho, mientras que en el otro, los esfuerzos locales buscan la permanencia de las inversiones en Venezuela.

Estos son los asuntos pendientes que tiene el Gobierno venezolano con los países asiáticos:

1.- La relación entre China y Venezuela se ha cimentado en los últimos siete años en la asistencia financiera que ese país presta a través del Fondo Conjunto Chino-Venezolano, con el que se han costeado numerosos proyectos en el territorio nacional, la mayoría de ellos petroleros.

2.- Maduro informó a finales de abril que negociaba otro préstamo con el gigante asiático, que este año ya ha desembolsado 5.000 millones de dólares para el sector petrolero. A inicios de 2015, fuentes de Petróleos de Venezuela indicaron que el Gobierno tiene como meta para este año obtener 10.000 millones de dólares en préstamos chinos.

3.- El gigante asiático no está en su mejor momento, luego de una semana que sacudió a los mercados internacionales. La expectativa de un crecimiento económico más lento en China preocupa a las bolsas de valores y a los mercados de materias primas del mundo, y el sistema financiero de esa nación comienza a prepararse para un ciclo menos pujante. El Banco Central chino ha recortado las tasas de interés cinco veces desde noviembre pasado, en un intento por aumentar el consumo y generar crecimiento, mientras que los bancos de ese país esperan un aumento en la tasa de créditos morosos para los próximos meses.

4.- En los últimos siete años, China le ha prestado a Venezuela unos 50.000 millones de dólares a través del Fondo Conjunto Chino-Venezolano.

4.- En el caso de Vietnam, queda pendiente la respuesta sobre la participación de la estatal de ese país PetroVietnam en el proyecto Petromacareo en el bloque Junín 2 de la Faja del Orinoco. La petrolera asiática quiere vender su participación de 40% en ese negocio ante los problemas cambiarios que ha enfrentado por los controles que aplica Venezuela. En marzo pasado una delegación liderada por Elías Jaua le prometió a Vietnam apoyar las operaciones en Petromacareo, a fin de evitar la salida de la estatal petrolera asiática.

5.- Según los datos de la Agencia de Inversión Extranjera de Vietnam, la inversión de ese país en Venezuela asciende a 1.800 millones de dólares.

6.- Maduro informó este sábado, antes de partir a Vietnam y China, que el precio del crudo local se había recuperado a 42 dólares por barril este viernes, luego de una semana en la que la cotización tocó su nivel más bajo en casi siete años.

7.- El precio promedio de la cesta de crudos venezolanos acumula un desplome superior a 60% en los últimos 12 meses, lo que pone en aprietos a la economía local. Los ingresos presupuestarios para 2015 se calcularon con base en un barril a 60 dólares, pero el precio promedio en lo que va de año está en 48,56 dólares, según los datos oficiales del Ministerio de Petróleo y Minería.

8.- Ante la debilidad financiera de las cuentas fiscales venezolanos, no es la primera vez que Maduro emprende una gira para lograr el apoyo de países aliados. El mandatario inició el año con un recorrido que le llevó a cuatro miembros árabes de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), pero también a China y Rusia.

9.- Desde finales de 2014 Maduro intenta convencer a los productores petroleros sobre la necesidad de enfrentar la caída de los precios del hidrocarburo con una estrategia conjunta, que no ha sido revelada. De hecho, la semana pasada una delegación de Ecuador, uno de los más pequeños productores de la organización, se llevó una propuesta de Venezuela para analizarla.

10.- Los países más influyentes de la OPEP consideran que hay que ser pacientes ante el desplome de las cotizaciones del crudo, y varios incluso venden petróleo con descuento para no perder a sus clientes tradicionales, en medio de la creciente competencia de naciones que no pertenecen al cartel petrolero y que impulsan su producción y presencia en el mercado mundial de hidrocarburos.

Foto: EFE

EEUU preocupado por el deterioro de la situación en la frontera

29 agosto, 2015 | por Suhelis Tejero Puntes @suhelis
Efecto Cocuyo


El Gobierno de Estados Unidos alertó del “empeoramiento” de la situación humanitaria en la frontera entre Colombia y Venezuela, cerrada por el estado Táchira desde hace diez días, y subrayó la importancia de que se atiendan “las necesidades inmediatas de los deportados o desplazados”.

El portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, señaló en un comunicado su “preocupación” por la crisis fronteriza entre ambos países, que ha llevado ya a más de 8.250 colombianos, entre deportados y ciudadanos que se han marchado voluntariamente, a salir de Venezuela, según datos del Gobierno de Colombia, según reportó la agencia de noticias Efe.

En la ciudad colombiana de Cúcuta, principal paso fronterizo con Venezuela por su vecindad con San Antonio, en el estado Táchira, se concentra el grueso de la asistencia humanitaria para atender a estos colombianos. La crisis se desató cuando el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, ordenó cerrar ese paso fronterizo tras un ataque de supuestos contrabandistas a un grupo de militares venezolanos, ocurrido el miércoles 19 de agosto.

De acuerdo con Kirby, Estados Unidos reconoce la importancia de proteger la frontera y de garantizar una migración “segura y ordenada”, pero a la vez cree que las deportaciones “deben llevarse a cabo de conformidad con el derecho internacional, el respeto de los derechos humanos de todos los involucrados y en coordinación con el país receptor”. Además, cree que “los refugiados con problemas de protección reconocidos no deben ser deportados”, apuntó el portavoz.

Kirby subrayó que Estados Unidos seguirá trabajando con el Gobierno de Colombia y la comunidad internacional “para asegurar el bienestar” de los desplazados o deportados.

El Departamento de Estado “apoya los esfuerzos de Colombia y Venezuela para resolver esta disputa diplomáticamente” y, además, está dispuesto “a trabajar con ambos países y otros socios regionales para encontrar una solución pacífica, humana y duradera”, afirmó el portavoz.

Este viernes, 28 de agosto, el presidente Maduro amplió el estado de excepción a otros cuatro municipios del estado del Táchira e informó del envío de tres mil soldados para reforzar la lucha que mantiene el Ejecutivo en esa zona contra el contrabando y el hampa.

El mandatario colombiano, Juan Manuel Santos, ha recurrido a instancias como la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), con la esperanza de que ayuden a resolver la crisis con Venezuela.

Foto: EFE

UE alerta de los riesgos del cierre fronterizo y llama a evitar una mayor escalada

29 agosto, 2015 | por Efecto Cocuyo | @efectococuyo

Las reacciones a la situación fronteriza no paran. Este sábado, 29 de agosto, la Unión Europea ha alertado de los riesgos del cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia y ha pedido la búsqueda de “soluciones aceptables” para ambas partes.

“El cierre de la frontera entre Venezuela y Colombia, seguido del desplazamiento forzado, pone en riesgo el conjunto de la situación humanitaria, la seguridad y la estabilidad en la región fronteriza”, declara en un comunicado el Servicio Europeo de Acción Exterior.

“Se debe evitar una mayor escalada. Se deberían encontrar soluciones aceptables mutuamente, en pleno respeto de los derechos humanos, y garantizar el bienestar de la población local”, añade la nota.

El viernes, la ONU llamó a Colombia y Venezuela a mantener un “diálogo constructivo”.

La frontera está cerrada desde el 19 de agosto en el puente Simón Bolívar, que comunica al departamento de Cúcuta (Colombia) con San Antonio (Venezuela), por orden del presidente venezolano, Nicolás Maduro, como parte de una campaña contra el contrabando y supuestos paramilitares, que incluyó la declaración del estado de excepción en seis municipios y la deportación de más de mil colombianos.

EFE

Preguntas qué hay que hacer para saber si hay elecciones limpias

29 agosto, 2015 | por Efecto Cocuyo | @efectococuyo
Cocuyo Electoral / Efecto cocuyo
Por Jesús Castellanos


Usualmente vemos en los medios de comunicación y en múltiples fuentes el uso de elecciones limpias y libres para aludir a esquemas ideales de elecciones, no obstante, no siempre es tan fácil identificar su significado y alcance. La tarea de estas líneas es brindar nociones mínimas que permitan la construcción de un mapa y permita el debate sobre ambos conceptos. Previo, nos permitiremos introducir dos ideas principales sobre las elecciones que comúnmente tienden a ser utilizadas de forma inadecuadas, incluso, manipuladoramente.

  1. No todo régimen que hace elecciones es democrático. En la literatura de ciencias políticas es posible encontrar una enorme cantidad de evidencias que constata que si bien la celebración de elecciones constituye un elemento fundamental de toda democracia, su realización por sí sola no debe suponer la existencia de un régimen democrático.Un esquema que se tiende a utilizar pues, pese a su sencillez, resulta muy ilustrativo es el de la importancia de las elecciones del Profesor Dieter Nohlen, en el cual se destacan tres tipos de elecciones según sus características y el régimen político de adscripción: Elecciones Competitivas, en la cual las elecciones son importantes para el sistema político; existe libertad para elegir entre diferentes opciones y de postular candidatos sin más restricciones que las definidas en Ley, además de la posibilidad real de cambiar el gobierno y legitimidad del sistema. Las elecciones competitivas son claramente elecciones democráticas. Por otra parte se consideran Elecciones Semicompetitivas, asociadas a regímenes autoritarios, aquellas donde la importancia para el sistema político es relativa, no hay libertad de elegir y de ser elegido, rara vez se cambia el gobierno y genera poca legitimidad. Cuando las elecciones son aún más limitadas y la importancia en el sistema político, el cambio de gobierno y legitimación son nulos, estamos en presencia de Elecciones No Competitivas, propias de regímenes totalitarios (Nohlen, 1995;15)
  2.  No toda elección es democrática. Para que una elección sea realmente democrática debe cumplir con un conjunto de requisitos fundamentales que, a ciencia cierta, siempre son tema de discusión en la ciencia política. Pese a la existencia de dicho debate, resaltan siempre cuatro elementos que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha recogido en un índice denominado Índice de Democracia Electoral (IDE), el cual incluye:
  • Derecho al voto. Se refiere al sufragio universal considerado como el mínimo fundamental en la medida que sin él “los demás logros se vacían de contenido” (PNUD, 2004;75). Este indicador se preocupa por verificar la posibilidad real que todo ciudadano tenga el goce del sufragio, salvo aquellas restricciones legales reconocida, relacionadas con grupos como: militares, fuerzas de seguridad, clero, nacionales con residencia en el extranjero, entre otros.
  • Elecciones Limpias. “Las elecciones son consideradas “limpias” cuando el proceso electoral se desarrolla sin irregularidades que limiten a los votantes para expresar autónoma y fielmente sus preferencias por algún candidato. (PNUD, 2004; 76)
  • Elecciones Libre. “Las elecciones son consideradas “libres” cuando se le ofrece al electorado una variedad de opciones que no esté limitada ni por restricciones legales ni por la fuerza. (PNUD, 2004; 77)
  • Cargos públicos electos. “Las elecciones son consideradas el medio de acceso a los principales cargos públicos de un país, esto es, el Ejecutivo y Legislativo nacional, si los que ganan elecciones asumen sus cargos públicos y permanecen en sus cargos durante los plazos estipulados por la ley. En el caso de que sean reemplazados ocupantes de cargos públicos, se evalúa la forma de remoción del cargo y de selección de reemplazantes” (PNUD, 2004; 79)
MAS INFORMACIÓN AQUÍ

Alcalde de Caroní pide permiso por 90 días en medio de roces rojos y una auditoría

29 agosto, 2015 | por Odell Lopez @odelopez
Efecto Cocuyo


Este sábado 29 de agosto, tuiteó como si nada, estaba en un gabinete móvil en la población de Chirica, de donde es oriundo. José Ramón López, alcalde del municipio Caroní, pidió permiso a la Cámara Municipal Socialista de Caroní, por tener supuestas afectaciones de salud.

Sin embargo, fuentes allegadas a la alcaldía “rojita” confirmaron a Efecto Cocuyo el roce que existe entre López y el gobernador del estado Bolívar, Francisco Rangel Gómez, quien está enfrentado, según los informantes, al alcalde que también forma parte del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

“Rumbo a mi Querida Chirica a entregar recursos a los concejos (sic) comunales. Alsobocaroni no se detiene”, fue uno de los tuits que escribió López.

Otra fuente consultada, que también prefirió mantenerse bajo perfil, aseguró que entre López y Rangel Gómez había una lucha de poderes, pese a que el gobernador, en su momento, fue su mentor político. “Se habla de casos de malversación de fondos públicos, donde López no compartió su tajada…”, expresó la fuente.

El pasado viernes 28 de agosto, la Cámara Municipal Socialista de Caroní aprobó por unanimidad el permiso para López por 90 días. Aunque en la sesión no se definieron cuáles son los supuestos problemas de salud que padece, hoy, durante su visita a Chirica, dijo que tiene tres hernias discales, problemas en un riñón y en la vesícula.

El alcalde psuvista anunció que saldrá del país en los próximos días. Aunque no precisó su destino, la fuente confidencial descartó que viaje a Cuba.

“No me voy a esconder. No tengo nada que esconder; lo que estoy es aprovechando este momento que me han dado el permiso a nivel nacional; quizá era difícil por la importancia de esta alcaldía, pero la marcha continúa”, agregó, para despejar pugnas rojitas.

Mientras tanto, en la Alcaldía de Caroní, la Contraloría General de la República realiza una auditoría que López calificó de “rutinaria”.

“Que nos revisen todo lo que tengan que revisar, nosotros no tenemos miedo a nada. A ninguna investigación. Además eso es sano, porque nos ayuda a ir blindados. La mayor contraloría es la del pueblo”, manifestó.

La noche del viernes también se dijo que López había sido detenido por el Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin) por estar presuntamente relacionado con una mafia de drogas; sin embargo, al consultarle por esto, solo se rio y le mandó saludos al cuerpo policial.

Para finalizar su intervención en Chirica, López, quien se autocalificó de siempre autocrítico, lanzó algunas citas que parecieran fueron dedicadas a Rangel Gómez.

“Nosotros no pagamos programas de radio para que hablen bien de nuestra gestión. Es que la gente tiene que expresar lo que siente: sí hay problemas con el agua. Ningún gobernante se puede poner bravo porque no hay agua. Aquí en Chirica no hay agua, en Luis Hurtado no hay agua; entonces, no se puede poner bravo”.

Misión de la ONU analiza en Guyana disputa territorial con Venezuela

29 agosto, 2015 | por Efecto Cocuyo | @efectococuyo
Efecto Cocuyo


Mientras el presidente Nicolás Maduro partió de gira a China y Vietnam, una misión de las Naciones Unidas comenzó este sábado a analizar en la capital de Guyana, junto a las autoridades locales, medidas encaminadas a resolver la disputa fronteriza que mantiene ese país con Venezuela por la región de Esequibo.

El ministro de Asuntos Exteriores de Guyana, Carl Greenidge, anunció, este 29 de agosto a través de un comunicado, que la misión de la ONU se reunirá con altos miembros del Ejecutivo local antes de abandonar el país el próximo 2 de septiembre.

“La misión está en consonancia con el compromiso de la Secretaría General de la ONU para analizar la situación después de que Guyana indicara formalmente que tras 25 años de buenos oficios no se ha alcanzado ninguna solución a la controversia y de que Venezuela señalara que era hora de buscar otros medios de lograr un acuerdo”, indicó Greenidge.

Está previsto que los representantes de la ONU desplazados a Georgetown se reúnan durante los próximos días con el propio Greenidge, el antiguo negociador de Guyana para la disputa con Venezuela, Ralph Ramkarran, y los exministros de Asuntos Exteriores guyaneses Shridath Ramphal, Rashleigh Jackson y Carolyn Rodrigues-Birkett.

Los miembros de la misión de la ONU se reunirán también con los antiguos directores generales del Ministerio de Asuntos Exteriores y embajadores Rudy Collins y Elisabeth Harper, así como con el exjefe de las Fuerzas Armadas de Guyana, general retirado Joseph Singh.

Guyana espera que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, mantenga una reunión conjunta con el presidente del país, David Granger, y el deVenezuela, Nicolás Maduro, en la próxima Asamblea General de la organización que se celebrará en septiembre.

La disputa entre Venezuela y Guyana por las aguas de la costa de Esequibo tiene más de un siglo e incluye también la reclamación de soberanía sobre un territorio de 160.000 kilómetros cuadrados, muy rico en recursos naturales y que supone dos terceras partes del territorio de guyanés.

La zona está bajo mediación constante por Naciones Unidas desde la firma del Acuerdo de Ginebra en 1966, pero las diferencias se han agudizado después de que la compañía Exxon Mobil descubrió en mayo pasado yacimientos de petróleo en aguas que supuestamente están en la zona del litigio.

Maduro se reunió en julio en Nueva York con Ban Ki-moon, encuentro tras el que ambos se mostraron de acuerdo en que una comisión de este organismo trate de mediar entre los dos países.

EFE

El Diablo de los rojos rojitos tiene acento paisa: Álvaro Uribe

29 agosto, 2015 | por Ibis Leon | @ibisL
Politikom / Efecto Cocuyo


Es rojo. Tiene pezuñas y cuernos. Así es la figura del Álvaro Uribe “endiablado” que se alza en el medio de la plaza La Candelaria. La porta un hombre que le echa toda la culpa del mal fronterizo, micrófono en mano, a todo pulmón.

Es la 1:00 de la tarde y la marcha “contra el paramilitarismo” camina hacia la Avenida Urdaneta, tras salir del punto de partida instalado en las cercanías de la Cantv, en la Av. Libertador. En medio de la algarabía de la música llanera, otro rojito señala a Uribe como el cabecilla de los planes conspirativos. Esta vez, desde una tarima dispuesta frente a la sede del Ministerio de Interior y Justicia.


Más adelante, Manuel Montañez, quien dice ser colombiano y visitar con frecuencia San Antonio del Táchira, le recrimina también al exmandatario. “El señor Uribe tiene que hacerse responsable de ese cangrejo que él creó en la frontera y el presidente Santos también (…) con el cierre en San Antonio del Táchira ahora no hay colas”, aseguró.

Este discurso anti-Uribe es reforzado por altos funcionarios del Gobierno en medio de la enrojecida multitud. El diputado a la Asamblea Nacional y candidato a las parlamentarias por Vargas, Diarío Vivas, hizo un llamado para “enfrentar el uribismo y el paramilitarismo“.

MAS INFORMACIÓN AQUÍ