Documento: El Estado Aragua que queremos DE TODOS Y PARA TODOS

Aragua en Red hace un llamado a la Paz

Manifiesto de Aragua en Red

ASM ante la Grave Conflictividad

miércoles, 29 de agosto de 2012

Ribas: Desvío en la carretera Zuata-La Victoria causa calamidades a los usuarios

El Aragueño
29-08-2012
Simón Jesús López
simon.lopez@elaragueno.com.ve


La construcción de un cajón de paso en la quebrada de Jobalito, por demás necesaria para sortear sus constantes crecidas, ha causado severos inconvenientes a los usuarios de la carretera Zuata-La Victoria, que fue cerrada en ese punto mientras la Alcaldía realiza las mencionadas labores. Señalaron que deben tomar un desvío que los obliga a cruzar una barriada de esta parroquia, donde los delincuentes hacen de las suyas aprovechando la oscuridad y falta de vigilancia policial.

Oswaldo González, quien habita muy cerca del mencionado desvío, señaló que esta obra es indispensable para la comunidad y marcha con buen pie a pesar de las constantes lluvias, sin embargo sugirió que se redoble la vigilancia, pues en su entrada a Jobalito son atracados peatones, vehículos particulares y colectivos. “Hace poco colocaron un punto de control de Poli-Ribas y fueron atacados a tiros por los malandros del barrio”.

González señaló que también los peatones prefieren cruzar la quebrada llena de piedras, pues consideran peligrosa su incursión en la precitada barriada, personas que han pasado las de Caín en los últimos días, pues ya no cuentan con un puente de madera que fue colocado para ellos. Relató que esta estructura fue arrasada por la más reciente crecida, obligando a la gente a pasar entre rocas y materiales de construcción. “La situación se hace más complicada de noche, pues el alumbrado público es bastante deficiente”.

A pocos metros de la obra se colocaron pipotes, que son quitados por los choferes de vehículos pesados que necesitan hacer trasbordo de materiales, y es que muchos que manejan camiones prefieren llevar la carga en los hombros hasta el otro lado, antes de exponerse a los hampones que “están como caimán en boca de caño”. En tal sentido, antes de tomar el peligroso desvío, los obreros cargan sus objetos a través de la quebrada, para colocarlos en un carro que los espera del otro lado.

Para Andrés Sumoza la obra no fue bien planificada, pues a su juicio no se debió iniciarse en tiempos de lluvia. Igualmente dijo que si iban a meter los carros por Jobalito, debieron pensar que en la zona no hay luz ni policías. “La oscuridad es la mejor amiga de los atracadores y si no hay autoridades la cosa se torna color de hormiga”, señaló.

Por su parte Darío Velázquez dijo que la gente debe tener un poco de paciencia, alegando que sin el cajón los carros pueden ser arrastrados por la corriente. Comentó que el cauce toma gran fuerza cuando llueve y ni los vehículos pesados se salvan de la furia de las aguas. Reconoció las incomodidades que genera la construcción del cajón y aseveró que lo de la delincuencia se arregla mandando más policías.

Finalmente el llamado fue unísono al ciudadano alcalde, para que visite la zona y tome los correctivos necesarios, sobre todo reforzar los puntos de control de Poli-Ribas, que son apetecibles a “los choros” que superan en cantidad a los funcionarios. Asimismo pidieron que sean acompañados por azules de Poli-Aragua y que laboren de noche cuando es aún más necesario. “La comunidad celebra la construcción de esta obra, pero hay que solventar muchas cosas antes que el hampa siga accionando a sus anchas”, dijeron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada